lunes, 27 de abril de 2009

Chau Coto Digital

Publicado a las 4:47 p.m.

Coto a la basuraJueves al mediodía. Sofía hace la compra por Coto Digital y elige, entre los horarios disponibles, que la compra llegue ese mismo día en el horario entre las 19 y las 22 horas. Siempre tratamos de hacer la compra los Jueves porque ese día tenemos un 20% de descuento por la tarjeta del Banco Galicia. Ella hace su día tranquila de que el tema compra está resuelto.

Jueves, 9 de la noche. Estuve esperando en casa desde las 7 de la tarde y la compra no llega. Le pregunto a Sofi si le llegó el mail confirmando el envío del pedido. Me dice que sí y me lo muestra. No siendo la primera vez que nos dejaran plantados esperando el pedido, llamo al número de reclamos a ver si en una de ésas no se les "traspapeló". Nadie me atiende ("todos los operadores están ocupados"). Me canso de esperar. A las 10 menos 10 nos vamos corriendo al Disco a comprar algo para cenar.

Viernes, 9 de la mañana. Desayuno té con galletitas, porque no hay pan para hacer tostadas. Me voy a trabajar y Sofi envía un mail a Coto quejándose porque nos dejaron plantados. Al rato la llaman por teléfono y le dicen que el Jueves se quedaron sin sistema todo el día, y que nos envían el pedido ese mismo día, entre las 19 y las 21, respetando el descuento del día Jueves.

Viernes, 9 de la noche. Estoy esperando desde las 7 y nada. Tendría que ir saliendo a buscar a Sofi al trabajo, porque no me gusta que ande sola de noche por el centro. Llamo a reclamos otra vez, y todos los operadores están apagados, digo, ocupados. Espero en línea hasta que me canso. A estas alturas Sofi ya está viniendo sola. Nos vamos a comer afuera.

Sábado, mediodía. Llamamos para putear. La operadora no sabe qué inventar, dice que el pedido no había sido confirmado porque –según ellos– habían hablado con la empleada (en mi casa no hay empleada doméstica), quien había quedado en confirmar el pedido. Sofía fue quien habló con ellos, y sí había confirmado el pedido. De haber estado hablando yo, los mato. Se comprometieron a enviar el pedido antes de las 16.

Sábado, a eso de las 3 y pico de la tarde. Llamamos por las dudas. Nos dejan en línea un rato, y nos dicen que la camioneta está llegando, que está a 10 cuadras. A 10 cuadras está el Coto más cercano. Al rato, finalmente, llega la compra. Nos mantienen el descuento, y el pobre pibe que envía el pedido tiene que hacer la cuenta con el celular (y descontar una cosa que estaba cobrada pero no habían mandado porque no tenían).

Sábado, a la noche. Descubrimos que nos cobraron y no nos mandaron, 2 leches, huevos, un paquete de choclo. Me cansé.

Hace al menos 6 meses que comprábamos, a pesar de que siempre había que estar encima de ellos reclamando. Cuando no te dejan plantado sin aviso, no te traen fruta podrida ni se olvidan de traerte la mitad de las cosas, el servicio es cómodo y práctico, además de que el costo (9 pesos) se amortiza con el 20% de descuento (mas los 5 puntos de IVA por el débito). Pero la verdad es que la calidad del servicio es tan lamentable y la atención al cliente tan desastrosa que no vale más la pena. Evidentemente le sobran clientes, así que a partir de ahora van a tener uno menos.

5 comentarios:

Anita dijo...
27/4/09 10:39 p.m.

Hable con defensa del consumidor

Carolain dijo...
21/5/09 10:58 p.m.

Qué bronca -_-

Anónimo dijo...
5/9/09 5:20 a.m.

probá con Disco Virtual, Jumbo a casa o LeShop... hay varios! hagamos respetar nuestro poder de compra!

Boro dijo...
5/9/09 5:59 a.m.

El problema es que Disco y Jumbo tienen los precios mucho más caros, y LeShop sólo maneja primeras marcas.

Anónimo dijo...
4/12/09 5:03 p.m.

Es una estafa!! A mí me mandaron un montón de productos de mas a la cantidad que había pedido. Termine pagando una fortuna. Encima llegaron a cualquier hora. No es la única vez que me paso, pero ya aprendí y nunca volveré a comprar.